Compresas postparto, ¿por qué son tan necesarias?

Las compresas postparto forman parte de uno de los productos que más vamos a utilizar una vez que ya hayamos tenido a nuestro pequeño. Después de ese proceso se producen secreciones vaginales durante un periodo que dura entre 6-8 semanas.

Estas secreciones están compuestas de moco cervical, sangre y tejido placentario.

El problema es que en este periodo no podemos utilizar tampones porque no se consideran adecuadas para esta etapa. Por el contrario, si echamos un vistazo al mercado, en él encontraremos compresas con propiedades especiales para ayudarnos a absorber esos líquidos. Tienen las características de no tener ningún tipo de elemento tóxico que pueda afectar al proceso de la curación.

compresas postparto

Todo lo que te hace falta saber sobre las compresas postparto

Una vez que hayamos tenido a nuestro bebé, los facultativos nos proporcionarán el tipo de compresa que necesitamos. Tienes que saber que estas primeras compresas van a ser bastante grandes porque los loquios a absorber van a ser bastante mayores. Además, también tenemos que tener en cuenta la frecuencia con la que las vamos a cambiar: se calcula hacerlo durante un par de horas para evitar problemas.

Entre algunos de los útiles que tenemos que tener preparados son las bragas desechables… Además, asegúrate de que estas sean muy amplias. Por mucho cuidado que tengamos con las compresas, siempre se puede dar el caso de que tengamos algún escape que acabe manchando la ropa.
Nos aseguraremos de tener una gran cantidad de bragas desechables, por lo menos durante los primeros días.

Se recomienda que estas bragas estén compuestas de celulosa o de algodón, en cualquier caso, el material no debería de tenerlo en ninguna capa ya que podría afectar de una forma muy negativa a los puntos de sutura enganchándose a ellos. No sólo dificultará el proceso de la curación, sino que también puede llegar a afectar a la transpiración de la misma.

Antes de entrar al hospital, habremos comprado estas compresas postparto para, en cuanto lleguemos a nuestra casa, ya las tengamos preparadas. Aunque al principio nos haga falta utilizar una gran cantidad, poco a poco los loquios irán mermando hasta que finalmente desaparezcan.

Es complicado poder elegir la compresa perfecta: por una parte necesitamos que sean cómodas porque precisamente lo que vamos a necesitar en esos días va a ser comodidad. Ahora bien, también nos hará falta que tenga la mínima cantidad de productos químicos, para disminuir la probabilidad de que se produzca algún tipo de infección.

Evita las compresas que tienen redecillas porque podrían engancharse con puntos externos (en el caso de que nos los hayan dado).

En definitiva: elige siempre las compresas más simples que existan. Además, tienes que cambiarlas de forma continua porque el exceso de humedad no es bueno para la curación.
Así que ya sabes: si sigues todas estas pequeñas consideraciones, no tendrás ningún problema en el proceso del post-parto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies