La retención de líquidos en las embarazadas

La retención de líquidos se produce sobre todo en los últimos meses del embarazo y más aún si es verano. Esto se debe a que durante el embarazo se produce un aumento del volumen sanguíneo, así como una mayor dificultad de circulación de la sangre. Esta acumulación de líquidos produce en la mujer embarazada una sensación de pesadez e hinchazón sobre todo en piernas y tobillos, aunque puede producirse también en la cara y en las manos, entre otras zonas.

¿Por qué se retiene un mayor volumen de líquido?

Esta retención de líquidos mayor durante el embarazo tiene lugar debido a que al aumentar el volumen de la tripa conforme avanza el embarazo, ésta comprime los vasos sanguíneos de los miembros inferiores, por lo que la sangre llega con mayor dificultad al corazón y esto hace que se acumule líquido en los tejidos.

Además, también se producen numerosos cambios hormonales durante el embarazo, entre ellos algunos que hacen que aumente el flujo sanguíneo durante este período.

Cómo combatir la retención de líquidos durante el embarazo

Son múltiples las formas de paliar la retención de líquidos en las mujeres embarazadas. Se pueden utilizar algunos remedios caseros, así como recurrir a la ayuda de eficaces productos específicos para la retención de líquidos de venta en farmacia y herboristerías.

Por un lado, suele funcionar muy bien mantener las piernas en alto, al menos 15 centímetros por encima del nivel del cuerpo, mientras descansas durante un mínimo de 20 minutos.

Es importante evitar permanecer mucho tiempo de pie e incluso cruzar las piernas cuando te encuentres sentada.

También resulta de gran ayuda reducir la ingesta de sal, debido a que este producto favorece la retención de líquidos en los tejidos. Del mismo modo, resultará beneficioso evitar los alimentos precocinados por su alto contenido en sal, así como otros alimentos, como las patatas fritas de bolsa. Te resultará mucho más ventajoso en todos los sentidos consumir comidas preparadas en casa, controlando siempre la cantidad de sal.

Dormir de lado, a ser posible del lado izquierdo y con una almohada entre las piernas, es algo que también te resultará útil, pues así se evita comprimir la vena cava y se facilita la circulación de la sangre.

Ducharse con agua fría también favorece en gran manera a una mejor circulación de la sangre, especialmente si es verano. Por eso, un masaje en la zona de las piernas con agua fría será tu gran aliado, ya que ayuda a eliminar la tensión de los vasos sanguíneos y favorece así la circulación de la sangre.

Estar hidratada es muy importante para ayudar a eliminar toxinas y por tanto evitar la retención de líquidos. Por eso, ingerir al menos dos litros de agua, o zumos e infusiones, cada día durante el embarazo te será de gran ayuda.

SI sigues todos estos consejos favorecerás a paliar la retención de líquidos durante el embarazo. De este modo, te sentirás mucho más ligera y activa y podrás disfrutar de esta bonita etapa de manera más cómoda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies