Métodos para dejar de fumar durante el embarazo

Ya nadie cuestiona que fumar constituye un grave riesgo para la salud, pero en el caso de las mujeres embarazadas representa un peligro adicional, ya que afecta al bebé durante la etapa de gestación y también posteriormente.

Dejar de fumar no es sencillo. Requiere mucha fuerza de voluntad. El primer paso es fijar una fecha en el calendario y, a partir de ahí, dejar de consumir tabaco. Una de las técnicas más utilizadas es abandonar el hábito de forma radical, de un día para otro, pero pocas personas lo consiguen. Por ello, tu mejor opción es ponerte en manos de un especialista. En este sentido, la hipnosis para dejar de fumar se está convirtiendo en la terapia preferida, por ser la que mayor efectividad logra.

Peligros de fumar durante el embarazo

Los problemas que pueden sufrir los bebés cuyas madres fuman durante el embarazo son diversos:

– Mayor posibilidad de un aborto espontáneo.

– Bajo peso del bebé al nacer (menos de 2,5 kg). Suelen pesar entre 200 y 300 gramos menos que los hijos de madres no fumadoras.

– Parto prematuro, es decir, antes de la semana 37 de embarazo. Cuanto más se adelante el parto y menos pese el bebé, mayor será el riesgo de muerte o de mala salud.

– Problemas de salud cuando crezca y mayor riesgo de fallecimiento durante los primeros años de vida (se incrementa un 40 por ciento en el caso de madres fumadoras).

La hipnosis, una terapia contrastada

No hay soluciones milagrosas para abandonar la adicción al tabaco. De hecho, ninguna terapia consigue el 100 % de efectividad, pero unos métodos obtienen mejores resultados que otros.

La hipnosis se lleva empleando desde hace años para tratar a personas adictas al tabaco, y sus resultados han hecho que sea considerada como el mejor método para dejar de fumar y en un periodo de tiempo más corto que otras técnicas.

Se trata de una terapia que trabaja directamente sobre tu inconsciente, analizando las causas por las que fumas y permitiendo un tratamiento personalizado. Consigue eliminar tus sensaciones positivas asociadas al tabaco (alivio, placer, seguridad, libertad); refuerza tu motivación para dejar el hábito y evita que fumes por inercia o de forma automática.

No obstante, como todos los demás métodos, requiere la colaboración activa de la persona fumadora, porque de lo contrario no conseguirá dejar el hábito definitivamente.

Tratamientos con nicotina, contraindicados en el embarazo

Aunque se utilizan en personas fumadoras para reducir el síntoma de abstinencia tras dejar de consumir tabaco, en el caso de las mujeres embarazadas se desaconseja su uso, porque tanto los parches en la piel como los chicles y pastillas liberan nicotina y esta sustancia es perjudicial para el bebé y para la madre.

En conclusión, dejar de fumar cuando te lo propones sería lo ideal, pero lamentablemente solo lo consiguen unos pocos con mucha fuerza de voluntad. En el caso de las mujeres embarazadas no se recomiendan los tratamientos que contengan nicotina, por los riesgos que dicha sustancia entraña para la salud. Por ello, la hipnosis sería la terapia indicada para dejar de fumar durante la gestación, porque además es totalmente inocua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR