Problemas durante el embarazo

Si bien el embarazo es algo único y maravilloso para una pareja, hay momentos que pueden ser difíciles por todos esos cambios físicos y psicológicos que se experimentan y que pueden crear problemas en la relación, algo muy perjudicial tanto para los padres como para el bebé que está en camino.

Es algo normal y lógico que la mujer embarazada vaya periódicamente al médico a hacerse revisiones, pero ya que el cambio no es solo físico… ¿no debería ser igual de común ir a terapia de forma individual o a una terapia de pareja para valorar como nos encontramos a nivel emocional? A continuación, vamos a exponerte una serie de problemas que pueden surgir en la pareja con el embarazo y como las discusiones pueden afectar al correcto desarrollo del bebé.

Discusiones de pareja durante el embarazo

Hombres y mujeres no percibimos de igual forma el embarazo, si bien las mujeres nos centramos más en lo emocional, la ternura, lo mágico del momento… los hombres se ven invadidos por un sentimiento de responsabilidad extrema en el que su cabeza no para de pensar en la planificación y economía familiar, así que debemos ser conscientes de las necesidades del otro y de que entiendan nuestra postura para evitar posibles discusiones o malentendidos.

Las mujeres, además, sufrimos muchos cambios a nivel hormonal que nos pueden hacer estar más irascibles o de peor humor, lo que en ocasiones provoca un distanciamiento por parte de nuestra pareja que no significa que no nos quiera, sino que puede ser que no sepa cómo gestionar estos cambios.

Entender al otro y ponerse en su lugar es algo indispensable para mantenernos unidos y, para ello, podemos contar con la ayuda de profesionales que nos aclaren todas nuestras dudas respecto a los nuevos cambios que estamos experimentando, por lo que debemos dejar a un lado los estigmas y pedir ayuda cuando sea necesario.

¿Cómo afectan las discusiones al nuevo bebé?

Las discusiones durante el embarazo no solo afectan a la pareja, hay una criatura que se está desarrollando en el vientre materno y que, lo creamos o no, puede ver dañado su desarrollo por estas situaciones de estrés conyugal.

Los disgustos, el estrés, la tensión… en definitiva, los cambios emocionales de la mujer en el embarazo, pueden provocar graves consecuencias en el feto, entre ellas: un incorrecto desarrollo cerebral del bebé, problemas de conducta en un futuro, bajo peso al nacer, parto prematuro y un desarrollo general más lento del bebé.

Esto nos lleva a recomendar la terapia de pareja durante el embarazo para ayudarnos de un profesional que mejore el entendimiento con nuestra pareja y la salud de nuestro bebé. Si hay discusiones para solucionarlas y si no las hay para eliminar miedos, ansiedades y situaciones de estrés que puedan surgir o al menos rebajarlas con la ayuda de profesionales (médicos/psicólogos) formados para ello. No solo tiene que estar bien la mujer, también tiene que estarlo su pareja, así es como se consigue el verdadero éxito y el verdadero placer de aumentar nuestra familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR